25.10.2014 04:00 (GMT -3)

Buscar

Salud - 19 de septiembre del 2012

En Argentina aumentó la esperanza de vida y disminuyó la mortalidad infantil, informó la OPS

El Ministerio de Salud comunicó que la directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Mirta Roses Periago, brindó hoy un informe en el que detalló que Argentina aumentó el nivel de esperanza de vida al nacer y disminuyó la mortalidad infantil.

“En Argentina continuó el aumento de la esperanza de vida al nacer (75,7 años en 2010) y la tasa de mortalidad infantil descendió de 25,6 por 1.000 nacidos vivos en 1990 a 12,1 en 2009”, lo que significa “una reducción del 52,7%”, señala el Informe Salud en las Américas 2012 de la Organización Panamericana de la Salud (OPS)/ Organización Mundial de la Salud (OMS), dado a conocer por la titular del organismo, la argentina Mirta Roses Periago.

 

Según el estudio difundido durante la 28° Conferencia Sanitaria Panamericana, que sesiona en Washington, en el que se analizan entre otras cuestiones las tendencias, avances y desafíos de la región en materia de salud, “el país cuenta con amplias capacidades y ha hecho significativos progresos, destacando la búsqueda de mecanismos para articular mejor el sistema de salud y fortalecerlo en los distintos niveles y sectores”.

 

"Los países de la región han sido colectivamente exitosos en hacer más saludable y más próspera a esta parte del mundo en los últimos 110 años", dijo en su alocución la directora de la OPS, Mirta Roses Periago.

 

"Sin embargo –señaló–, al revisar los más recientes desarrollos en la salud de las poblaciones y sus determinantes en las Américas, debemos poner manos a la obra de forma urgente y enérgica para hacer de esta región un hogar más equitativo y sostenible para todos y todas sus habitantes actuales y los que vendrán".

 

Respecto de la situación argentina, el informe destaca además que “en 2009 se logró interrumpir la transmisión autóctona del virus de la rubéola. Ese año, los dos casos notificados en el país fueron los últimos casos de transmisión autóctona del virus en las Américas”, y agrega que “en 2008 se registró el último caso de rabia humana en el país”.

 

“Las notificaciones de casos de rabia canina descendieron paulatinamente (6 casos en 2009)”, mientras que “los últimos casos por transmisión autóctona de sarampión se detectaron en 2000, en Córdoba; entre 2008 y 2011 ocurrieron varios casos de sarampión importados”, continúa el análisis.

 

El informe señala en el apartado “La salud y sus tendencias” que “En 2009, 81,4% de la población adulta refería haberse controlado la presión arterial en los últimos dos años. Entre 2005 y 2009 el control de la glucemia en pacientes diabéticos se incrementó de 69,3% a 75,7%. En 2009, el consumo de tabaco en mayores de 18 años alcanzaba 27,1% (2,6% de reducción respecto a 2005) y la exposición al humo de tabaco ajeno se redujo a 40,4%".

 

"La prueba de detección de VIH se realiza en 90% de las embarazadas y 80% de las infectadas reciben antirretrovirales para prevenir la transmisión vertical del virus”, detalló el organismo multilateral.

 

En ese sentido, el viceministro de Salud de la Nación, Eduardo Bustos Villar –delegado argentino en la conferencia de Washington–, resaltó “la consolidación de la salud como un derecho humano fundamental en la agenda de muchos de los países”.

 

Afirmó que “nuestra presidenta Cristina Fernández de Kirchner nos ha pedido que hagamos esfuerzos para garantizar a los ciudadanos no sólo el derecho a la salud, sino también a la vivienda y a la educación”

 

“En nuestro país se garantiza la atención universal como un mandato que va de la mano de la búsqueda de la equidad sanitaria y como cuestión de justicia social”, concluyó el funcionario.

 

En tanto, en el apartado “Políticas y sistemas de protección social y de salud”, el documento destaca que el fortalecimiento “de la protección social, aportada por el conjunto de entidades que gestionan los seguros sociales (obras sociales), a distintos niveles, y en diversos grupos de la población”, y que “en el último quinquenio, se han incrementado notablemente los recursos financieros, alcanzando un gasto en salud de 10% del producto interno bruto (PIB) en 2008”.

 

Acerca de la problemática del cáncer, el informe subrayó la creación en 2008 del Programa Nacional de Cáncer de Cuello Uterino y la introducción en 2011 “de la vacuna contra el virus del papiloma humano para las niñas de 11 años”.

 

"Asimismo –prosiguió– en el periodo 2007–2010, se observó el fortalecimiento de los servicios de rehabilitación y la ejecución del Programa Federal de Recreación y Deporte para las Personas con Discapacidad”.

 

En cuanto a “Medio ambiente y seguridad humana”, el informe refiere que “las condiciones de saneamiento han continuado mejorando. En 2010, 83,9% de la población tenía acceso a agua de la red pública (79,7% en la región metropolitana y 94,3% en la Patagonia)”, en tanto que “actualmente, 74% de los municipios cuenta con planes municipales de manejo de residuos sólidos”.

 

Desafíos y perspectivas

 

Entre otros puntos, en este subtítulo el informe de la OPS aborda diversas problemáticas, entre ellas la de mortalidad materna e infantil. Sobre el tema, se señala que “entre 1990 y 2008, la mortalidad materna no ha presentado cambios, oscilando entre 40 a 42 muertes anuales por 100.000 nacidos vivos, con importantes diferencias entre y dentro de las provincias (es dos a tres veces más alta en las provincias más pobres, respecto al promedio nacional)".

 

"En 2009, la mortalidad materna alcanzó a 55 por 1.000 nacidos vivos, un aumento de 38,5% atribuido a la pandemia de la gripe A H1N1”, explicó la OPS y señaló que "aunque la mortalidad infantil ha continuado descendiendo (12,1 por 1.000 nacidos vivos en 2009), ésta podría reducirse más en caso de que se actué sobre la proporción prevenible, especialmente en las afecciones originadas en el período perinatal (49,3%). La mortalidad infantil varía entre 8,3 y 24,2 por 1.000 nacidos vivos en las provincias de nivel extremo”.

 

En cuanto a las enfermedades crónicas no transmisibles, el documento refiere que “causan el 80% de las muertes (2008), destacando que 33% es causado por enfermedades cardiovasculares y 20% por cáncer”, y advierte que “se mantiene una alta proporción de factores de riesgo en la población: inactividad física (68,9%), sobrepeso (64,2%), obesidad (29,7%), hipertensión arterial (36,7%) y tabaquismo diario (23,6%)”.

 

Por último, se argumenta que “se espera que en los próximos cinco años continúe el progreso económico, social y democrático. A pesar de los esfuerzos hacia una mayor equidad en salud, seguirán existiendo inequidades y desigualdades entre diversos grupos de la población, en detrimento de grupos marginados. Ello implica la prioridad de mejorar las condiciones de salud en las provincias del norte y la zona marginal del área metropolitana”.

 

Situación regional

 

En cuanto a la situación de los países de la región, el estudio de la OPS resalta que “en 1900 una persona que nacía en América del Norte tenía una esperanza de vida de 48 años, mientras que en el resto de la región la esperanza de vida era de 29 años. En 2010, se elevó a 78 y 74 años respectivamente”.

“Sin embargo, persisten diferencias entre los países de la región. Por ejemplo, en promedio, quien nació en Chile puede cumplir 79,2 años, pero el que lo hizo en Bolivia puede alcanzar los 66,8; es decir, 12,4 años menos. Estas diferencias también se reproducen hacia el interior de los países. En Colombia, en 2010, la mortalidad de menores de 5 años fue 11,3 veces mayor en el quintil de población más pobre, comparado con el más rico”, agrega.

En referencia a la mortalidad infantil, el informe detalla que ésta “también registró una baja considerable en los últimos 110 años. Uno de cada cuatro niños que nacía en 1900 en América Latina y el Caribe moría antes del año de vida, mientras que en la actualidad el 98% sobrevive y tiene altas probabilidades de llegar a la tercera edad".

"Sin embargo -continúa el documento- la tasa de mortalidad infantil en América Latina y el Caribe varía en cada país: mientras que en Cuba fue del 4,8 por 1.000 nacidos vivos, en Canadá del 5,1 y en Chile del 7,8, en Bolivia fue de 50 y en Nicaragua de 33 por 1.000, según la última información disponible de 2009”.

Indicó que a nivel regional, otros problemas como "la mortalidad materna, la desnutrición, la tuberculosis, la malaria y la falta de acceso a agua segura y saneamiento, que usualmente afectan a grupos de población en situación de exclusión social, suelen estar ocultos en los promedios regionales, que generalmente muestran grandes avances en salud".

Fotos

Manzur con Mirta Roses Periago. (Foto de Archivo)
COPYRIGHT © 2011
Secretaría de Comunicación Pública